El Presidente de la República, Sebastián Piñera, junto al ministro del Interior y Seguridad Pública, Andrés Chadwick, firmó el proyecto de ley que modifica el tratamiento de las penas de los delitos de robo y receptación de vehículos motorizados o de los bienes que se encuentran al interior de éstos.

Estos proyectos fueron presentados durante la Cuenta Pública a la Nación, realizada por el Mandatario, quien indicó que ambos buscan fortalecer el combate contra la delincuencia y el narcotráfico, fenómenos muchas veces ligados entre sí.

La primera de estas iniciativas busca combatir con mayor eficacia los portonazos. En concreto, quienes compren automóviles o bienes robados, sabiendo o debiendo saber su origen delictual, tendrán una pena equivalente al autor del robo.

El segundo proyecto fortalece el control de la delincuencia juvenil, modificando la legislación penal e incorporando en la ley la obligación del Tribunal de considerar como “agravante de la responsabilidad penal juvenil” la reincidencia en los delitos cometidos, evitando así la evasión de la responsabilidad penal y la absurda impunidad con que hoy día actúan muchos de los delincuentes juveniles.

Entre los años 2016 y 2017, se presentó un aumento de 28,6% en el delito de receptación, y en el caso de la receptación de vehículos, aumentó un 4,8% entre 2016 y 2017.

Cabe recordar que el presidente Piñera dijo durante la Cuenta Pública que con estos proyectos “podremos evitar asesinatos cobardes y brutales, como el de la señora Carmen Gómez Peña, en La Reina, por un joven delincuente que tenía 21 arrestos previos”.