El mundo de la economía nacional se ha visto remecido por un proyecto de ley que, en primera instancia, buscaba responsabilizar a las instituciones bancarias en caso de que sus clientes sufrieran el robo de sus tarjetas bancarias o la extracción ilegal de dinero de sus cuentas, debiendo pagar el dinero sustraído.

Cabe mencionar que, actualmente, los bancos cuentan con un “seguro de fraude”, que debe ser contratado por el cliente si desea protegerse de estos delitos económicos, práctica que el mencionado proyecto legal buscaba eliminar.

Sin embargo, la polémica se generó debido a que la Comisión de Economía le hizo una serie de indicaciones al proyecto, propuesto por el ex candidato presidencial Manuel José Ossandón, dentro de las que se cuentan el pago de un deducible de 0.5 UF, equivalente a $14.000, aproximadamente, por parte de los clientes que han sufrido fraudes y el aumento de plazos para que los bancos devuelvan el dinero, los que pasarían de tres a siete días.

Según lo informado ayer por Ahora Noticias, las modificaciones al proyecto legal también establecen que los bancos determinarán si los clientes han sido víctimas de fraude o no, sin pasar por el veredicto de tribunales.

El senador Ossandón, en conversación con el noticiero televisivo, expresó que “el proyecto que teníamos nosotros protegía verdaderamente a la gente, este (nuevo) proyecto lo que hace es recoger todas las indicaciones que los bancos les pidieron al Ministerio”, institución económica a la que acusó de proteger los intereses de las empresas.

No obstante, las polémicas indicaciones al proyecto de ley fueron aprobadas por la mencionada comisión del Senado, compuesta por parlamentarios oficialistas y opositores, sufriendo un duro revés al interior del Congreso.

Ministro Valente se defiende

El Ministro de Economía, José Ramón Valente, expresó a la sección Pulso de La Tercera, que “estas son indicaciones que fueron ingresadas durante la tramitación (del proyecto) en la Cámara de Diputados, fueron conversadas y apoyadas por nosotros, pero son indicaciones que venían de los mismos diputados”, siendo aprobados por unanimidad en esa instancia.

Ossandón señaló ante las cámaras de televisión que uno de los diputados le dijo que el proyecto aprobado había sido hecho por los asesores del ministerio y que pensaron que era lo mejor para los clientes.

El creador del proyecto enfatizó, por último, que “la bancada de Renovación Nacional, al darse cuenta de esto, va a pedir que el proyecto vuelva a la Comisión para revisarlo”, discusión que se retomará la próxima semana.