El tribunal electoral boliviano (TSE) dio luz verde el martes a una nueva postulación a un cuarto mandato del presidente, Evo Morales, en medio de protestas que demandan la inhabilitación de la candidatura del mandatario, considerada inconstitucional por la oposición.

La Sala Plena del Tribunal Supremo Electoral aprobó la habilitación de ocho candidaturas a unas primarias en enero, entre las cuales está la del binomio Evo Morales-Alvaro García, según la resolución leída en una declaración de prensa. La decisión del tribunal se da en momentos en que arrecia la oposición a la candidatura de Morales con marchas de protesta y una huelga nacional convocada para el próximo jueves.

Un grupo de jóvenes se instaló desde el lunes en las afueras del TSE, en una plaza pública de La Paz, para mostrar su rechazo a la candidatura de Morales.

El expresidente Carlos Mesa, principal rival de Morales en las elecciones generales de octubre de 2019, según las encuestas, opinó en Twitter que el TSE “le ha dado un golpe de muerte” a la democracia.

“La acción sumisa ante este gobierno autoritario, la expresa el TSE, que como quien lee un instructivo intrascendente, le ha dado un golpe de muerte a nuestra democracia, habilitando como candidato al dueño de todos los poderes, Evo Morales”, escribió Mesa.

Otro líder opositor, Samuel Doria Medina, derrotado tres veces en las urnas por Morales y que para 2019 retiró su postulación en favor de un candidato único, tuiteó que “esta es la más grave afrenta a la democracia desde su reconquista en 1982”.