Funcionarios de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Bomberos, Carabineros, Chilquinta y el municipio de La Calera lanzaron una campaña de prevención de incendios forestales en la comuna.

La actividad consideró la entrega de información a los vecinos respecto a estrategias para generar entornos seguros frente a posibles siniestros, los teléfonos a los que deben llamar en caso de detectar emergencias o a los responsables de las mismas, el rol que cumple cada organismo en el control de las llamas y los diferentes factores de riesgo en la zona.

De igual manera, se informó que los siniestros en la provincia de Quillota se concentran en los sectores de El Boco, Rautén y San Isidro, en Quillota; el cerro Melonita, Las Cabritas, Pachacama y Pachacamita, en La Calera; y Ocoa, Rabuco y Hualcapo, en Hijuelas.

En la ocasión, el gobernador de Quillota, Iván Cisternas, manifestó que la mayoría de los focos son provocados por la mano del hombre, por lo cual “es importante la labor de la comunidad en cuanto a la denuncia, la prevención, el cuidado, el estar atentos”.

Por su parte, el director regional de Conaf, Pablo Mira, hizo un llamado a los habitantes de la provincia a evitar el uso del fuego para la eliminación de desechos agrícolas y forestales, ya que, históricamente, es una de las principales causas de emergencias forestales en la zona.

De igual manera, sostuvo que “es un tema que no hemos podido superar, por lo cual aprovecho la oportunidad e insisto en que respeten la ley. Hasta el 31 de marzo no se puede quemar y menos en las horas que hemos visto”.

En tanto, el jefe de la Sección de Prevención de Incendios Forestales de Conaf, Daniel Ariz, sostuvo que “nuestro mensaje es buscar alternativas al uso del fuego para la eliminación de residuos vegetacionales. Mucho de ese material se quema y se pierde, aumenta la contaminación, afecta a la comunidad cercana; entonces, lo mejor es que sea ‘chipeado’, transformado e integrado al suelo”.

Cabe consignar que la provincia de Quillota, desde el 1 de julio a la fecha, registra 18 incendios forestales, los que han consumido una superficie de 40.92 hectáreas de vegetación.