Tal como lo hizo Estados Unidos, esta jornada Israel siguió sus pasos y anunció su salida de la Unesco, asegurando que el organismo es “anti-israelí”.

El primer ministro de aquel país, Benjamin Netanyahu, explicó que “di la instrucción al Ministerio de Relaciones Exteriores de preparar la retirada de Israel de la organización, paralelamente a la Estados Unidos”.

Continuó diciendo que “la Unesco se ha convertido en el teatro del absurdo donde se deforma la historia en lugar de preservarla”.

El gobierno de aquel país se sumó a lo planteado por Estados Unidos, quien, a través de la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, detalló las razones de la salida.

“Salimos por una necesidad de reforma fundamental y por la continua parcialidad anti israelí”, expuso la funcionaria de la Casa Blanca.