Croacia, una nación de apenas cuatro millones de habitantes, ha protagonizado un verdadero milagro deportivo y disputará la final de la Copa del Mundo Rusia 2018. El equipo dirigido por Zlatko Dalic ha vuelto a exhibir su garra y continúa así una trayectoria de ensueño.

Cuando sonó el pitazo final, los jugadores croatas corrieron hacia sus hinchas para darse un baño de masas. Uno de los ídolos de la afición era Ivan Perisic, autor del gol del empate en la segunda parte, y que estrellaría minutos más tarde un balón contra el poste.

“Esto es algo indescriptible”, señaló Perisic a la conclusión del choque. “Es un gran honor para todos los jugadores y para los aficionados, y creo que todavía no somos muy conscientes de lo que representa. ¡La pequeña Croacia está en la final! Antes del Mundial nadie creía que fuésemos a llegar tan lejos”.

Continuó diciendo que “volvió a haber emoción, no podía ser de otra manera. Ya hemos remontado un gol en contra en tres partidos. Eso dice mucho de nuestro espíritu de equipo, y es una gran cualidad de esta generación de futbolistas. Ahora nos queda otro partido, estamos más motivados que nunca”.

Finalmente, comentó que “Francia nos frenó en las semifinales de 1998, y eso hará que estemos más motivados todavía, aunque la situación es totalmente distinta. Los franceses son los favoritos, pero vamos a entregarnos al máximo para darles una sorpresa. Tenemos tres días para prepararnos”.