Alrededor de 30 mil personas, en su mayoría mujeres, marcharon esta jornada por las calles de Santiago en rechazo a la violencia de género, al machismo y en demanda de una educación no sexista.

Por ello, diversas estudiantes, tanto universitarias como secundarias, se movilizaron en completa tranquilidad por la Alameda, lugar por donde dieron a conocer a viva voz sus demandas.

Un grupo de unas 30 funcionarias de Carabineros acompañaron la movilización, resguardando la seguridad tanto de las manifestantes como del mobiliario urbano y comerciantes.

En ese sentido, Paz Gajardo, vocera de la Confech, señaló que “lo primero que espero es que sean empáticos, que se pongan del lado de las mujeres, que muchos años nos hemos visto precarizadas esperando una determinación. Da vergüenza que se haga en este momento de movilización y no antes”.

Hacia el final del trayecto, cuando los manifestantes llegaron hasta Diagonal Paraguay con la Alameda, un grupo de descolgados, a rostro cubierto, rompieron la calle con martillos para luego lanzar los proyectiles hacia Carabineros y la prensa, lo que obligó a que Fuerzas Especiales actuara.