El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aceptó una propuesta del líder de Corea del Norte, Kim Jong-Un, para sostener una histórica reunión sobre la desnuclearización de la península coreana, en un giro inesperado tras meses de alta tensión entre ambos gobernantes.

El sorpresivo anuncio fue formulado en uno de los jardines de la Casa Blanca por el asesor de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Chung Eui-yong, luego de una reunión con Trump.

No fueron revelados, sin embargo, el lugar o la fecha exacta del encuentro, que hasta hace pocas semanas era totalmente impensado, en medio de las fuertes tensiones entre Washington y Pyongyang por los programas balístico y nucleares de Corea del Norte.

Chung, quien la semana pasada se encontró con Kim en Pyongyang, relató al mandatario estadounidense que en esa conversación el líder norcoreano había expresado “su deseo de reunirse con Trump lo antes posible”. En respuesta, “dijo que se reuniría con Kim Jong Un de aquí a mayo para lograr la desnuclearización permanente de la península”.

Instantes más tarde la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, confirmó que el presidente estadounidense había aceptado la oferta de un encuentro “en un lugar y momento a ser definido”.