180 gaviotas fueron encontradas muertas en la playa de Tunquén, en la comuna de Casablanca, lo que aparentemente tendría como causa la intervención humana.

Pese a que la investigación para determinar los motivos de la muerte de estos ejemplares la está llevando adelante el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), trascendió que más de la mitad de las aves murió a causa del hombre.

Además, funcionarios del SAG descartaron de plano que el fallecimiento se deba a la gripe aviar o a algún virus.

Pese a ello, biólogos marinos consultados por LUN, indicaron que se pueden manejar dos teorías: intervención humana o algún tipo de desorientación que las hizo chocar, caer y perder la vida.

Raúl Cortés, consultado por el matutino, indicó que “es difícil plantear alguna intervención de pescadores en la agresión a las gaviotas, toda vez que la pesca del lugar no es anchoveta o sardina, peces favoritos del ave, lo que podría complicar la faena de los hombres de mar”.

Por su parte, el presidente de la Fundación Gestión Ética para la Dignidad Animal (GEDA), Juan Carlos Oróstica, aseguró que “hubo intervención de terceros, distintos a las gaviotas o una enfermedad asociada a esas aves”.