Molestia causó en diputados y senadores de distintos colores políticos la invitación del Ministerio de Relaciones Exteriores al Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, a participar de la ceremonia de cambio de mando que se realizará el próximo 11 de marzo en el Congreso Nacional de Valparaíso.

Cabe indicar que la Cancillería cursó invitaciones a todos los mandatarios de América Latina, donde incluso fue enviada una al Presidente de Bolivia, Evo Morales.

El senador por la región de Coquimbo, Jorge Pizarro (DC), aseguró que “en Venezuela se vive una situación trágica, donde Maduro está impulsando todo tipo de instrumentos y abusos para sojuzgar a la oposición democrática y perpetuarse en el poder. Si le queda un centímetro de inteligencia no debiera venir”.

Similar opinión entregó el senador por la región de Valparaíso, Francisco Chahuán (RN), quien comentó que “Maduro no es bienvenido porque su Gobierno vulnera la cláusula democrática de OEA y Unasur, y juega con el rol de Chile de acompañante del diálogo entre gobierno y oposición”.

Por su parte, el diputado por la región de Arica y Parinacota, Vlado Mirosevic (Frente Amplio), dijo al diario La Tercera que “Maduro es un jefe de Estado, por lo tanto corresponde su presencia. Sin embargo, dado que se trata de un líder que ha abrazado prácticas poco democráticas, lo mejor sería que él mismo se restara”.