Tras el fallecimiento de Tahia Cea – joven de 20 años que se sometía a una abdominoplastía – una ex funcionaria de la Clínica Acuario reveló detalles de las irregularidades que se vivían día a día en el recinto de salud.

Marilyn Olavarría conversó con el matinal Mucho Gusto, de Mega, declarando las malas prácticas de su ex lugar de trabajo, señalando que “no tenían servicio de urgencia, si hay una complicación, el paciente tiene que ser derivado a otro lugar para ser atendido, como a la niña que falleció. A ella de le dio un paro respitatorio y no había cómo asistir”, hecho que se encuentra dentro de la investigación oficial.

Olavarría comentó, además, que los anestesistas no tenían esa especialidad, siendo, muchas veces, el mismo médico cirujano quien aplicaba la anestesia.

Por último, otra de las irregularidades de la clausurada clínica, consistía en que los pacientes eran dados de alta sólo algunas horas después de someterse a cirugía. “Sólo se quedaban en reposo los que se realizaban abdominoplastías, pero los otros se tenían que ir para la casa”, comentó la jovenm quien hizo su práctica como arsenalera en el lugar.

La seremi de Salud de la Región Metropolitana, aclaró que el hecho de que Acuario no cuente con un servicio de urgencias no es irregular, siempre y cuando se mantenga un convenio con otros centros de salud, informó Ahora Noticias.