Ayer fue un día importante para Everton de Viña del Mar y sus hinchas, pues se disputaban puntos importantes que asegurarían su avance en el Torneo nacional.

Sin embargo, los ruleteros no pudieron conseguirlos, debido a la sólida goleada que recibieron de parte de Coquimbo Unido en el estadio Francisco Sánchez Rumoroso, con 4 goles a 0 a favor de los del norte.

Este desastroso resultado dejó al cuadro viñamarino casi en el fondo de la tabla de posiciones, obteniendo solo un punto de los nueve que estaban en juego.

En tanto, los goles para Coquimbo fueron marcados por Rubén Farfán, Jean Paul Pineda, Mauricio Yedro y Julio Doldán, dándoles alegrías a los seguidores piratas.

Debido al mal desempeño de los oro y cielo, los hinchas “del cerro” increparon a los jugadores una vez terminado el encuentro, ya que demostraron una tibia ofensiva, errores marcados en el arco y desinteligencia en la ejecución de estrategias de juego.

Pero el equipo de Viña tiene una posibilidad de repuntar en el próximo encuentro que jugará de local ante Deportes Iquique este domingo a mediodía.

“Soy el máximo responsable de esta derrota”

El director técnico de los viñamarinos, Gustavo Díaz, se declaró como único responsable de la goleada sufrida, ya que, según El Mercurio de Valpraíso, expresó que “soy el máximo responsable de esta derrota. Si se analizan los goles, podría saberse de donde vino. Pero asumo la responsabilidad por las críticas que van a venir”. 

Díaz continuó con la autocrítica, expresando que “hay múltiples factores para analizar una derrota, pero no queremos caer en la justificación. No nos queda más que aceptar que el equipo hizo un mal partido y que hay que prepararse para el próximo”. 

El “Chavo”, junto con darle la razón a los hinchas y comprometerse a trabajar por darles alegrías, descartó, por el momento, un posible refuerzo en la ofensiva evertoniana, pues confía plenamente en sus jugadores.