La negativa de Henry Cavill a hacer un cameo en «¡Shazam!», la próxima película del universo DC, ha generado que Warner Bros considere la búsqueda de un nuevo actor que personifique a Superman.

Los representantes del actor, que ya había protagonizado una polémica por mantener bigotes en «La liga de la justicia», habría alegado “incompatibilidad de agenda” como el motivo para no participar en la cinta. De hecho, hace días se confirmó que protagonizará la serie «The witcher» en Netflix.

Asimismo, señalaron que el foco de la compañía estará en desarrollar una película de «Supergirl», ya que no hay planes en el corto ni en el mediano plazo de concretar una nueva cinta del hombre de acero.

La decisión de Warner, además, materializaría el cambio de rumbo de DC, que pretende reconducir sus películas de superhéroes y recortar distancias con Marvel, rejuveneciendo a sus protagonistas y fichando a más personajes femeninos, siguiendo la estela de «Capitana Marvel» y continuando el éxito de su «Mujer maravilla». Conscientes de que sus películas no han funcionado, se reiniciaría la franquicia.

Según consignó The Hollywood Reporter, “Superman es como James Bond, después de un tiempo tienes que empezar a buscar otros actores”, por lo que Henry Cavill se uniría al destino de Ben Affleck como Batman, que revivirá con otro intérprete en la próxima película del defensor de Gotham en solitario.