Waldo Rojas Soto, tío de Natalia Compagnon, habría sobornado a diversos funcionarios chilenos para conseguir obras para la empresa constructora transnacional Isolux.

Así lo dio a conocer una investigación desarrollada por radio Biobío, que indica que el hecho se remonta a 2016, cuando las indagatorias del Ministerio Público apuntaron a delitos de corrupción en la construcción de uno de los edificios de la Universidad de Santiago de Chile (Usach).

En ese sentido, el reportaje de la emisora señala que Rojas habría sobornado con $15 millones al jefe de finanzas del plantel, con el objetivo de obtener la licitación del inmueble de más de $9.400 millones.

Pero esto no sería todo, ya que aseguraron que Waldo Rojas sería el nexo chileno con un gigantesco caso de corrupción en Argentina, y que vincula directamente a los ex presidentes trasandinos, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, en medio del hecho denominado como “Cuadernos K”.

Cabe precisar que el caso del vecino país dice relación con un cuaderno que tiene detalles minuciosos sobre las coimas y transacciones realizadas durante los Gobiernos de ambos ex Mandatarios.

Según Biobío, el tío de Natalia Compagnon habría sido contactado por Juan Carlos de Coycoechea, ex jefe de Isolux Argentina e investigado por los “Cuadernos K”, para designarlo como el operador chileno de la constructora, acuerdo que detallaba los proyectos que debía gestionar en favor de la empresa.

Finalmente, la radio señaló que Waldo Rojas fue querellado por delitos tributarios por parte del Consejo de Defensa del Estado (CDE), la Usach y el Servicio de Impuestos Internos (SII), sin embargo nunca ha sido formalizado por el Ministerio Público.