Fuerzas Especiales de Carabineros desalojó a unas 80 familias que se habían tomado una multicancha de Ñuñoa, ubicada en la avenida Grecia, con el objetivo de exigir soluciones habitacionales.

Por orden de la intendenta Metropolitana, Karla Rubilar, los uniformados acudieron al recinto deportivo para retirar a los vecinos, que se habían tomado el espacio con carpas y toldos, situación que finalmente se llevó a cabo de forma pacífica.

Al respecto, Patricia Correa, presidenta del Comité de Allegados Alcalde Jorge Monckeberg, explicó que “la batalla no la ha ganado el municipio, porque seguiremos buscando viviendas sociales en Ñuñoa”.

De igual forma, sostuvo que “todas estas familias estamos en situación de calle, no tenemos donde vivir, porque acá el alcalde Andrés Zarhi nunca ha dado la cara y está aceptando que chilenos, niños y ancianos vivan en una situación inhumana”.

En tanto, el abogado del Comité de Allegados, Raúl Meza, explicó que “la Corte de Apelaciones de Santiago está resolviendo una orden de no innovar en un recurso de protección que se interpuso contra las autoridades administrativas”.

Finalmente, el jurista aseguró que “no hay voluntad del Gobierno para solucionar un conflicto social, y ya saben que habrán ganado una batalla, pero no la guerra. Seguiremos defendiendo la exigencia de una vivienda digna de parte de estas personas”.