Fueron casi cuatro años de trabajo para levantar uno de los mayores anhelos de Quintero: el parque Luisa Subiré de Cousiño, el que fue creado en la primera mitad del siglo XX como un lugar de encuentro entre la ciudad y el borde costero.

Desde su origen, tuvo una orientación de paseo tradicional para vecinos y turistas, sin embargo, en la década de los ’90 cayó en notorio abandono, tanto en su vegetación como infraestructura.

Ante esta realidad, surgió la iniciativa para recuperar el parque, potenciando la identidad de la ciudad y transformarlo en un pulmón verde tan necesario para sustentar la calidad del aire.

Tras ello, se da vida al proyecto a través de una alianza publico privada consistente en el aporte de la empresa Aes Gener, quién financió los diseños de arquitectura e ingeniería, con el objetivo de obtener las aprobaciones técnicas y financiamiento del área publico sectorial y Gobierno Regional.

El alcalde Mauricio Carrasco comentó que “como vecino estoy feliz de lo que estamos viendo y lo que vamos a dejar tanto para los adultos, pequeños y familias, porque esta inauguración es de todos nosotros, también de la gente que nos visita, por un mejor Quintero, una mejor ciudad”.

Cabe precisar que el parque está emplazado entre las calles Arturo Prat por el poniente y San Martín por el sur, hacia el oriente, colinda con terrenos particulares y por el norte se desliza por laderas que serpentean la Playa de los Enamorados y el camino costero que bordea la península hasta la Punta Liles o Cueva del Pirata distante a unos centenares de metros del lugar.