La Municipalidad de Valparaíso expresó su dolor y consternación por el fallecimiento de A.R.S.J., una niña de un año y nueve meses, quien perdió la vida esperando una cama para ser atendida en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital Carlos van Buren.

A través de una declaración pública, el municipio calificó lo ocurrido como “una noticia muy lamentable” y explicó que sus padres, Camila Jorquera y Mauricio Salazar, dos destacados dirigentes comunitarios porteños, “acudieron a todos los servicios de forma oportuna”.

Por tal motivo, anunciaron que “respaldamos las acciones que se están llevando a cabo en la búsqueda de respuestas, porque somos parte de su dolor. Nuestros equipos municipales se han puesto a disposición de la familia, lo que fue informado directamente a los padres por el alcalde Jorge Sharp”.

De igual forma, hicieron un llamado a “reflexionar el tipo de atención en salud pública que todos nuestros vecinos reciben día a día. La Alcaldía, los profesionales y funcionarios de la salud están comprometidos en mejorar el servicio en salud, sin embargo, se requiere un compromiso mayor del Estado para que lo sucedido no vuelva a pasar a ningún niño de Valparaíso”.

En ese sentido, pidieron la voluntad de todos los sectores políticos para resolver esta situación, y “poner en el centro de las preocupaciones el bienestar y buen vivir de las personas, comenzando por garantizar el derecho a la salud de todos. Falta mucha inversión y recuperar espacios de salud”.

Finalmente, aseguraron que “nuestra alcaldía está dispuesta a contribuir para mejorar la atención de salud de los porteños. Ha sido el compromiso desde que asumimos y así lo seguiremos haciendo”.