Un alumno de tercero básico de la Escuela de Lenguaje Rayenco, ubicada en Romeral, región del Maule, fue expulsado de la sala de clases hacia un patio, donde fue sentado en un pupitre, mientras la temperatura ambiente era de -2 grados Celsius. Todo, por -supuestamente- escribir lento en una prueba.

De acuerdo al testimonio entregado por alumnos y trabajadores del colegio, el menor se mantuvo en las afueras de la sala de clases por unos 30 minutos, lo que fue denunciado a la Seremi y Superintendencia de Educación.

Consultado por esta situación, Jaime Suárez, de la Seremi de Educación, explicó que “se tomó una muy mala medida. Se los hicimos ver a la Superintendencia para que tomen las medidas pertinentes. No vamos a permitir como Gobierno que se vulneren los derechos de los niños”

En tanto, desde la Superintendencia de Educación del Maule anunciaron que ya poseen la denuncia y que será revisada de manera prioritaria, estableciendo un plazo de tres días hábiles para recibir el informe del establecimiento educacional.

La madre del pequeño afectado, Paulina Bravo, contó que “cuando me enteré me dieron ganas de todo: de llorar, de gritar… fui al colegio y me llevé a mi hijo. Él no está yendo a clases y lo quiero cambiar de establecimiento, porque no quiere ir más a clases”.