Estremecedor fue el relato de Johnny Aarón Jorquera Sánchez, acusado como autor de la muerte de Johana Soto Alarcón (24), su ex pareja, quien falleció en Quillota el pasado 4 de noviembre de 2016.

Con la vista perdida y eludiendo todo contacto visual con el público que asistió a la primera audiencia de juicio oral, el sujeto contó paso a paso lo vivido durante aquella fatídica jornada.

En primer lugar, Soto comentó que “nos levantamos a comprarle los primeros pañales de nuestro hijo y también sus cositas para comer, porque le dieron una dieta especial”.

Continuó relatando que “nos levantamos, ella me toma de la mano, va delante mío a abrir la puerta de la pieza y cuando iba a tomar la chapa, algo raro me pasó”.

Tras una pausa, prosiguió diciendo que “sentí una sensación extraña en mi cuerpo, no podría decirlo de otra forma. La pesco por detrás, por el cuello, en forma de guillotina. Ella no hizo nada. Recuerdo que después nos tiramos a la cama y yo seguí con mi brazo en su cuello”.

Agregó que “caí encima de ella, que estaba boca abajo. No hizo ni el más mínimo esfuerzo por defenderse, levantó su manito y se le empezó a doblar. Me borré por completo. Después, cuando desperté, la vi tiradita en el suelo. Tenía sus ojos abiertos, su lengüita afuera y morada y debajo de su carita morada”.

Finalmente, sostuvo que “sin tener ni la más mínima noción de primeros auxilios, me di cuenta que la había cagado y traté de remediar todo eso tratando de darle respiración boca a boca y tratar de hacerle presión en sus costillas, para ver si volvía en sí, pero ya era demasiado tarde”.