Al menos 16 personas murieron y 14 resultaron heridas tras un atentado con bomba registrado durante horas de esta tarde en Irak.

El hecho ocurrió durante el funeral de combatientes iraquíes que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) asesinó esta semana.

El funeral daba el último adiós a tres combatientes que pertenecían a las Fuerzas de Movilización Tribal, una red de milicias suníes que respalda el Gobierno en su lucha contra los yihadistas.

Salahedin Shaalan, alcalde de Asdira, localidad del norte de Irak situada en uno de los últimos bastiones arrebatados al EI, indicó que “una bomba estalló al paso del cortejo fúnebre”.

La autoridad cerró diciendo que “la mayoría de heridos está en estado crítico”.