La Corte de Apelaciones de Valdivia acogió el recurso de protección interpuesto por la teniente segundo de la Armada, Natalia Chacón, ordenando a la rama castrense reintegrar a la oficial que fue declarada “no apta para el servicio” por razones médicas.

En fallo unánime, la segunda sala del tribunal acogió la acción constitucional presentada, tras establecer que el llamado a retiro de la funcionaria “no se dio en el marco de un debido proceso”.

La resolución indica que la oficial “no fue informada de la existencia de un acto administrativo que establecía su incapacidad para el servicio y el consiguiente proceso administrativo para su retiro de la institución, sin que se le hubiese otorgado los derechos básicos a la oportuna y completa información del curso del procedimiento”

El fallo concluye que “se acoge sin costas el recurso de protección interpuesto, dejándose sin efecto la resolución de la Armada, que informa su condición de salud declarándola ‘no apta para el servicio’, sin derecho a pensión”.

Además, en su lugar se ordena que en la calificación de los antecedentes médicos de la recurrente ésta “debe ser informada de los exámenes que se le practiquen y de sus resultados, debiendo ser respetado su derecho a impugnar tales pericias, así como a aportar los antecedentes que ella estime sobre esa evaluación, y el derecho a solicitar la reconsideración de la medida si la funcionaria lo estimare pertinente”.