Con molestia recibieron en el Gobierno de Venezuela las palabras del ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, quien aseguró en su cuenta de Twitter que existían “enormes presiones” para que la oposición de aquel país firme un acuerdo en el marco del proceso de diálogo.

En concreto, el canciller Muñoz indicó que hay “enormes presiones para que la oposición venezolana firme un papel que no contempla garantías sobre elecciones presidenciales”.

Y además, tuvo palabras para el presidente Nicolás Maduro, de quien dijo que estaba “en campaña, con los partidos opositores no validados, con candidatos inhabilitados, etcétera”.

Tras estos dichos, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, comentó que “el canciller saliente de Chile, Heraldo Muñoz, no se conformó con perjudicar el proceso de diálogo con sus burlas previas y posición parcializada presencial”.

Finalmente aseguró que Muñoz, “al percibir avances, anunció su retiro. Ayer siguió interfiriendo, esta vez a distancia. Siempre apostó por el fracaso”.