Hasta el Vaticano llegó el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) para manifestarse de manera pacífica contra la visita del Papa Francisco a Chile, enfatizando que es una persona “non grata”.

El presidente del Movilh, Ramón Gómez, se instaló en el frontis de la Basílica de San Pedro con la bandera de la organización y un pequeño cartel donde indicaba: “Papa Francisco, persona non grata. En Chile no serás bienvenido por las víctimas de la homofobia, transfobia, misoginia y de abusos a niños”.

La manifestación fue difundida en un video, que además aporta cifras del Latinobarometro 2017, el cual arrojó que Chile es el país latinoamericano que menos confía en la Iglesia Católica y que peor evalúa al Sumo Pontífice, con niveles de adhesión que están muy debajo del promedio en América.

Por su parte, Rolando Jiménez, anunció que la próxima semana, en una fecha, hora y lugar por definir, “nos manifestaremos proyectando datos en un lugar céntrico de Santiago sobre los abusos cometidos por la Iglesia Católica a lo largo de toda su historia. Esperamos obtener el permiso respectivo y no ser censurados. Como ciudadanos conscientes no podemos dejar de advertir estos atropellos”.

Finalmente dijo que “valoramos la invitación del Gobierno a la ceremonia de bienvenida, así como el buen ánimo que estamos seguros inspira. Les deseamos lo mejor de los éxitos en la ceremonia, pero no daremos la bienvenida al Papa. Todo lo contrario, protestamos por su presencia”.