Desde hace unos años que surgió una tendencia en los actos públicos norteamericanos: divinizar al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, incluso hubo una reciente comparación del mandatario con Dios.

Durante la edición de este año de la ceremonia anual de los premios Soul Train Awards, en Las Vegas, el actor y ganador del Oscar, Jamie Foxx, se refirió a Barack Obama como “Nuestro Señor y Salvador”.

Ya en el año 2010, la revista estadounidense ‘Newsweek’ enojó a los conservadores cuando publicó que Obama “es el Dios de todas las cosas”. Ese mismo año, el titular de ‘Politiken’, uno de los periódicos daneses más influyentes, decía que “Obama es, por supuesto, más grande que Jesús”.

Obviamente, Michelle Obama, la esposa del mandatario, no se quedó al margen y manifestó que “Este presidente nos ha llevado de las tinieblas a la luz”.

Finalmente, un libro de la profesora Barbara Taylor, recientemente editado, habla de Obama y dice que es “un apóstol de Dios”, que ha venido para crear un “paraíso político” en la Tierra.

Foto:adpolitico.com