El actor estadounidense que participó en las recordadas series Beverly Hills 90210 y Riverdale, Luke Perry falleció hoy tras un derrame cerebral masivo sufrido el miércoles pasado.

El intérprete falleció en compañía de su círculo cercano, compuesto por sus dos hijos, su novia, su ex esposa, su madre y su hermano, en el hospital St. Joseph en la ciudad de Burbank, informó TMZ.

Sus representantes señalaron al medio citado que los médicos habían sedado al actor con la esperanza de que pudiese luchar contra el daño que le dejó el derrame, pero no tuvo éxito.

El último papel que interpretó Perry fue como el padre de Archie Andrews en el programa de CW “Riverdale”, además, de actuar en series y películas.