Un informe elaborado por Carabineros reveló una serie de deficiencias en las que incurrió Colo-Colo durante la realización del superclásico del fútbol chileno ante Universidad de Chile, partido disputado el pasado 25 de agosto en el estadio Monumental que tuvo una serie de incidentes.

Una de las fallas detectadas dice relación con las cámaras de televigilancia, que de las 50 habilitadas, sólo tenían operativas 42, manifestando Blanco y Negro S.A. al respecto que “desconoce la falla de las restantes”. En ese sentido, el informe señala que “las cámaras presentaron problemas de caída del sistema por 10 minutos, justo en el momento en que hinchas de Colo-Colo activaban fuegos de artificio”.

Acerca de la pirotecnia utilizada por los hinchas albos, el informe policial señala que “durante todo el encuentro, hinchas de Colo-Colo manipulan y activan gran cantidad de fuegos de artificio y fumíferos, de los cuales, desde galería Galvarino, eran lanzados hacia Magallanes”, lugar de la hinchada de la “U”.

Además, la policía uniforma indica que se pudo constatar “la existencia de 42 detectores de metales, siendo que la autoridad administrativa disponía de 48. No obstante, en los sectores de ingreso a Cordillera, Lautaro y Arica, estos elementos no eran utilizados por los guardias de seguridad”.

En este punto se añade que “quedó demostrada la falta de rigurosidad en las fiscalizaciones”.

Finalmente, la institución policial dio cuenta de que “en galería Magallanes hay una puerta lateral que da a los estacionamientos, la cual se encontraba abierta con libre acceso al público y sin guardias”.