Controversia generó la intención del alcalde de Quilpué, Mauricio Viñambres, de presentar una ordenanza que permita a Carabineros detener a menores de 14 años que sean sorprendidos en la vía pública, entre la 1:00 y las 5:00 horas de la madrugada, para ser llevados junto a sus padres.

Hoy, el jefe comunal explicó esta iniciativa, que actualmente se encuentra en etapa de análisis psicosocial y que se tiene que discutir, pero que ya cuenta con el apoyo de algunos parlamentarios, quienes le manifestaron a Viñambres su disposición a conversar sobre la opción de hacer de esta ordenanza una ley.

Al respecto, el alcalde de la Ciudad del Sol explicó que esta iniciativa “queremos proteger al niño y llevarlo a su casa, y a la vez, ver qué pasa con su familia. El municipio actuará en el trabajo psicosocial con esa familia, ver el rol que juega, por qué el niño está afuera”.

En ese sentido, la ordenanza implicará dilucidar si el niño es vulnerable. Si el caso se repite, se presentará una notificación, pero si pasa por tercera vez se cursará una multa. Al respecto, Viñambres indicó que “se multa porque no es delito, así que se puede trabajar con el Juzgado de policía local”.

Además, el alcalde planteó que “no estamos diciendo que es un toque de queda o que no podrán salir, pero ha pasado en otras ciudades menores han actuado en delitos mandados por adultos, entonces no queremos que esto suceda en Quilpué, queremos que puedan tener garantías como corresponde”.

Finalmente, adelantó que ya conversaron de esta ordenanza con Carabineros, comentando que “están disponibles en caso que existiera, porque ellos también tienen hijos, entonces creen que es necesario hacerlo y prevenir alguna situación mayor. Hay buena disposición tanto de ellos como de la PDI”.