Esta tarde, la empresa Iansa confirmó que concentrará su producción de azúcar en sus plantas ubicadas en las comunas de Los Ángeles y San Carlos, en la región del Biobío, poniendo fin a su centro en Linares.

A través de un comunicado, la compañía indicó que la decisión se sustenta en “mejorar la eficiencia operacional del negocio azucarero de la compañía y la competitividad frente a las importaciones”.

Esta determinación se llevó a cabo luego de una reunión de directorio de más de siete horas, en la cual acordaron realizar un cierre gradual de la planta de Iansa en Linares.

De igual forma, el directorio acordó llevar a cabo algunas acciones de mitigación, como elaborar un plan de apoyo a agricultores de Talca y Linares, con contrato vigente, donde se les financiará el 50% del costo extra que significará llevar la remolacha a la planta de San Carlos.

Además, la empresa sostuvo que el motivo del cierre es la baja sostenida en el precio internacional del azúcar y la reducción de la superficie de remolacha sembrada en Chile.

Ante ello, señalaron que “se trata de una medida muy difícil, pero necesaria para seguir asegurando la sostenibilidad de Iansa en el largo plazo”.