Millones de franceses salieron a las calles de sus ciudades esta tarde (noche en aquel país) para celebrar el paso a la final de la Copa del Mundo Rusia 2018, luego que su selección venciera 1-0 a Bélgica.

Mientras el combinado nacional se encontraba aún reunido en el camarín, celebrando internamente el triunfo ante los “Diablos Rojos“, los ciudadanos franceses salieron a celebrar el logro con el que repiten lo hecho en 1998 y 2006.

Como era de esperarse, la concentración de los fanáticos eufóricos, muchos alcoholizados, por el triunfo dio lugar a una seguidilla de incidentes y contratiempos en las calles de París, situación que debió ser controlada por la policía local.

En el plano futbolístico, aún no se sabe si Francia jugará contra Croacia o sus eternos rivales, Inglaterra, pero los fanáticos se reunieron a celebrar en áreas como el Arco de Triunfo apenas terminó el partido.