Durante las últimas semanas, personal de Gendarmería realizó masivos procedimientos de registro y allanamientos en los recintos penales de la región de Valparaíso, labor que permitió incautar numerosos implementos prohibidos por la administración penitenciaria.

En total, fueron ocho los recintos del sistema cerrado intervenidos por los efectivos, situación que permitió decomisar 192 teléfonos celulares, 91 objetos punzocortantes, 12 litros de licor de fabricación artesanal y 19 envoltorios con drogas de distinto tipo, entre otros elementos.

La jefa operativa regional, teniente coronel Sandra Toledo, explicó que “el objetivo de estos procedimientos es retirar desde la población penal, o guardia interna, todos los elementos prohibidos que puedan afectar la seguridad, tanto de la población penal como del personal”.

Cámaras

Con la finalidad de reforzar la vigilancia y mantención del orden interno en sus unidades, Gendarmería ha realizado millonarias inversiones. Ejemplo de esto es la entrada en funcionamiento de 66 cámaras en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de Los Andes. Este equipamiento forma parte del nuevo sistema de circuito cerrado de televisión (CCTV) e implicó una inversión cercana a los $100.000.000.

Al igual que en el recinto de Los Andes, se ha reforzado la seguridad en el Centro de Detención Preventiva de Casablanca, donde se instalaron focos de rastreo en cada una de sus garitas. Además, la unidad cuenta con 21 nuevas cámaras de televigilancia.