Estados Unidos y Corea del Norte, a través de sus líderes, Donald Trump y Kim Jong-un respectivamente, firmaron una declaración al término de su cumbre realizada en Singapur.

En primer lugar, el documento señala que “el presidente Donald Trump, de Estados Unidos, y el presidente de la Comisión de Asuntos Estatales de la República Popular Democrática de Corea (RPDC), Kim Jong-un, mantuvieron una primera e histórica cumbre en Singapur el 12 de junio de 2018”.

Luego, explican que ambos “tuvieron un intercambio de opiniones amplio, profundo y sincero sobre las cuestiones relativas al establecimiento de nuevas relaciones y la construcción de un régimen de paz duradero y robusto en la península de Corea”.

En ese sentido, señalaron que “el presidente Trump se comprometió a dar garantías de seguridad a la RPDC y el presidente Kim Jong-un reiteró su firme e inquebrantable compromiso con la completa desnuclearización de la península de Corea”.

Acuerdos y compromisos

1. Estados Unidos y la RPDC se comprometen a establecer nuevas relaciones norcoreano-estadounidenses conforme al deseo de paz y prosperidad de sus pueblos.

2. Estados Unidos y la RPDC unirán sus fuerzas para construir un régimen duradero y estable en la península coreana.

3. Reafirmándose en la Declaración de Panmunjom del 27 de abril de 2018, la RPDC se compromete a trabajar en pos de la completa desnuclearización de la península de Corea.

4. Estados Unidos y la RPDC se comprometen a recuperar los restos mortales de los prisioneros de guerra y desaparecidos en combate, incluyendo la inmediata repatriación de aquellos ya identificados.

Finalmente, expusieron que “Estados Unidos y la RPDC se comprometen a continuar las negociaciones, encabezadas por el secretario de Estado, Mike Pompeo, y un funcionario de alto rango de la RPDC lo antes posible, para implementar el resultado de la cumbre EEUU-RPDC”.