Una presentación acerca de las actividades realizadas por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) en relación con la falla registrada en los servicios entregados por el Banco de Chile, realizó esta el superintendente Mario Farren.

La autoridad asistió por invitación de la Comisión presidida por la senadora Ximena Rincón (DC) y que contó con la asistencia de los senadores Felipe Harboe, Alvaro Elizalde y Rodrigo Galilea, además de la presencia en la sala del diputado Giorgio Jackson.

En la sesión se realizaron una serie de consultas referidas a la situación originada en el ataque de un virus informático el pasado jueves 24 de mayo en el Banco de Chile, la que ha sido monitoreada y revisada en terreno por equipos de la SBIF, con el objetivo de entender su alcance, el riesgo de que esta situación se vuelva a repetir en el mismo Banco o en otros, y en las acciones correctivas que se tienen que aplicar localmente y en la industria.

Al respecto, Farren informó a los senadores que un equipo de auditoría de la SBIF se instaló en las dependencias del banco para monitorear la situación, lo que fue cuestionado por el senador Harboe debido a la tardanza con la que se actuó. Ante ello, el subsecretario respondió que la entidad no quiso “estorbar para que el propio banco pudiera trabajar en solucionar la emergencia”.

Cabe señalar que la SBIF cuenta en su cuerpo normativo con una serie de normas que se refieren a la revisión y evaluación del riesgo operacional, incluyendo la que obliga a cada institución a dar cuenta de los incidentes relacionados con ciberseguridad y la continuidad operacional. Este tipo de revisiones finalmente inciden en la clasificación de gestión y solvencia que realiza la Superintendencia respecto de cada Banco.