Un reportaje publicado por El Mostrador dio cuenta de una “doble vida” del obispo de Temuco, Héctor Vargas, quien -según indica el medio- mantuvo una relación de pareja con otro sacerdote.

Esta situación le fue confirmada al sitio por fuentes al interior de la Iglesia, quienes manifestaron que esta situación le ha sido reprochada internamente al prelado.

“Hay obispos homosexuales. Es una situación que molesta a muchos porque, primero, son vidas falsas y, segundo, porque esas mismas vidas falsas hacen construir redes, encubrir y tener predilectos”, señalaron estas fuentes al medio.

Además, sostienen que esta presunta relación habría comenzado cuando Vargas era obispo de Arica, lugar donde conoció a otro religioso de esta ciudad, del cual se desconoce su nombre.

Al respecto, el obispo de Temuco señaló que lo publicado en este reportaje “es una calumnia infame. No se puede creer una cosa como esta. Es una mentira y me gustaría saber quién puede estar detrás de algo como esto. Es una difamación enorme. Yo he llevado mi vida de célibe hasta el día de hoy”.

Cabe recordar que el obispo Vargas ha criticado abiertamente la homosexualidad. De hecho, en el libro Homosexualidad juvenil: orientaciones educativo pastorales señaló que esta orientación “empobrece a los seres humanos”.