Como una manera de prevenir diversas emergencias de manera integral, diversos servicios e instituciones de La Calera realizaron un operativo de fiscalización a céntricos locales nocturnos.

Los problemas más comunes que se detectaron derivaron de contratos de trabajos para extranjeros, poco o nulo mantenimiento a las vías de escape, no pago de patentes y falta de mantenimiento eléctrico.

Cada uno de los estamentos requería de diversos documentos que son necesarios para el buen funcionamiento del comercio, como Bomberos, que revisó problemas de evacuación ante un posible siniestro; el departamento de Inspección, con el pago de patentes municipales; PDI, que requería documentos de acreditación ciudadana y control de identidad; la Dirección de Salud, con la resolución sanitaria; e Inspección del Trabajo, que solicitó que cada trabajador tuviera sus contratos y que estos estuvieran en regla.

Para el director de Seguridad Pública municipal, Patricio Reyes, “este operativo es considerado como un curso de acción preventivo integral, ya que al realizar una fiscalización a este tipo de comercio establecido genera la fiscalización a otras áreas como patentes y rentas, de alcoholes, las medidas de seguridad con que cuenta el local, entre ellas las vías de escape y otras que van directamente en beneficio de los usuarios que frecuentan este tipo de locales”.

La Dirección de Seguridad Pública municipal, además de integrar los operativos de fiscalización, participa en acciones preventivas en los barrios y reuniones con los dirigentes sociales para dar a conocer las medidas que se deben implementar para disminuir la delincuencia en las zonas afectadas.