Muchos de los que han contraído matrimonio anhelan el momento en que puedan mostrarle a sus familiares, amigos o compañeros de trabajo el anillo de compromiso.

Sin embargo, algunas personas decidieron poner fin a esta antigua tradición, reemplazando la sortija por un piercing en el dedo anular, moda denominada “Finger Piercing”.

Pese a que para muchos puede resultar atractivo a nivel estético, esta acción puede generar un gran problema de salud, pues en esa zona se traspasa un tejido que es complicado de cicatrizar y que siempre está en contacto con bacterias.

Mira esta osada moda: