Debido a un mejor desarrollo de la fruta y buenas condiciones que han experimentado las labores de cosecha en Chile, la temporada de arándanos ha sobrepasado todas las estimaciones que se hacían en octubre pasado, cuando se proyectaba una campaña que bordearía las 102 mil toneladas.

Según el último Crop Report -informe semanal que realiza iQonsulting junto al Comité de Arándanos- en la novena semana se completaron 2.745 toneladas, totalizando un récord de 107.229 toneladas de arándanos exportados.

Se trata de un 3,4% más que lo enviado durante la temporada pasada, cuando se exportaron 103.716 toneladas, a lo que hay que sumar que la campaña actual aún no termina.

El reporte indica que “la mayor producción y exportación se debe a múltiples factores, pero sin duda, la ausencia de heladas en primavera y el clima suave y con escasas lluvias en el período de desarrollo de frutos y cosecha, contribuyeron a tener una temporada muy cercana al potencial productivo”.

Ante esto, el mercado de Estados Unidos (el más importante para los arándanos chilenos) ha reaccionado de manera positiva, lo que ha permitido mantener la demanda de manera firme, algo que también se ha observado en otros mercados.

Hasta la fecha, la distribución de los despachos por mercado es de un 63,6% para Norteamérica; 23,8% para Europa y 12,1% para Asia.

Por su parte, las exportaciones de arándanos orgánicos frescos de la semana 9 totalizaron 260 toneladas, lo que representa una participación del 9,5% del total exportado durante este período.