Para conocer el trabajo que realizan los niños y jóvenes pertenecientes al “Taller Protegido” del Sanatorio Marítimo San Juan de Dios de Gómez Carreño, la animadora del 59º Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, Carolina de Moras, y la alcaldesa Virginia Reginato llegaron hasta el recinto hospitalario, en el marco de las actividades sociales y de acercamiento a la comunidad del certamen.

Se trata de un espacio socio-laboral, en el cual participan ocho jóvenes usuarios del hospital (hombres y mujeres mayores de 16 años), quienes elaboran manualidades y alimentos, en espacios que cuentan con la debida autorización sanitaria.

Carolina de Moras señaló que “es emocionante llegar a Viña y sentirme muy contenta y agradecida de estar participando con la alcaldesa en el Sanatorio Marítimo, ya que son actividades súper importantes y necesarias para darles la notoriedad a las obras que aquí se realizan”.

Por su parte, la jefa comunal indicó que “me pone muy contenta estar presente hoy, visitando el Taller Protegido del Sanatorio Marítimo, una iniciativa que desarrolla actividades de promoción de derechos”.

Taller protegido

En septiembre del 2017 se presenta la oportunidad de que los jóvenes del taller amplíen la cobertura de sus servicios y, por tanto, de extender su rol laboral, atendiendo la Cafetería Granada del Hospital, donde además de la manufactura de alimentos que allí se venden, colaboran con el aseo y atención del público del local.

Estas actividades se realizan a un ritmo y escala de producción, que son planificadas de acuerdo a las habilidades y destrezas de cada uno de los miembros del equipo. Junto con el fortalecimiento de su independencia, autonomía y autodeterminación, los jóvenes desarrollan habilidades de su rol laboral, lo que les permite ser visualizados como sujetos de derecho, quienes contribuyen a la sociedad.

Cabe destacar que en este recinto se atiende y acoge a 51 niños y jóvenes con daño neurológico severo, las cuales sus edades van desde los dos años, hasta los 34 años; derivados por el juzgado de familia por vulneración de derechos. En el recinto los pacientes reciben rehabilitación y cuidados, gracias a un equipo de profesionales multidisciplinarios, destacando que para ellos este hospital es su hogar.