Llegar hasta el centro educativo “Las Estrellitas” toma su tiempo. La única manera es llegar en automóvil o con mucho esfuerzo. El silencio impera en Pucalán, un sector predominantemente rural de Puchuncaví, donde el único sonido reconocible es el de los niños jugando con sus compañeros.

Un largo patio sirve a párvulos y profesionales a cargo para rescatar tradiciones locales, pero no cualquier tradición sino que la de los juegos típicos. Al llegar se ve una serie de trozos de madera con forma de pez, con un gancho cada niño se hacía con uno en medio de la conocida pesca milagrosa. El juego los mantuvo entretenidos por un extenso lapso de tiempo, caras de concentración y entusiasmo iluminaban el lugar.

El luche, corre el anillo y varios juegos más, han permitido a Ruth Méndez Cuevas, encargada del centro a rescatar tradiciones de la localidad que se pensaban olvidadas.

La directora regional de Junji Valparaíso, Carolina Morales, indicó que “estamos convencidos en que la autonomía en los aprendizajes es fundamental en niños. Creemos que cada centro educativo debe impregnar un sello determinado que permita a los párvulos acercarse a su cultura local”.