El Tribunal Oral en lo Penal de Viña del Mar sentenció a cadena perpetua a Paola Romano, como culpable del asesinato de su hijo de tres años, a quien intoxicó con medicamentos y gas en 2014.

De esta manera, la Justicia condenó a la mujer por el delito de parricidio, por el hecho que tuvo lugar en el sector de Recreo, en la Ciudad Jardín, hace ya tres años, tiempo en que la mujer estuvo presa.

Este hecho fue valorado por Patricio Haberle, padre del menor fallecido, quien dijo al diario La Estrella de Valparaíso que “esto es en parte justicia, (aunque) nunca se repara la pena que todos vamos a llevar durante este tiempo”.

Por su parte, la defensa de la sentenciada aseguró que van a revisar los detalles, para posteriormente presentar un recurso ante la Corte de Apelaciones o en la Corte Suprema.