Un funcionario norcoreano habría sido ejecutado por ir a un baño público cuando debía estar aislado para prevenir la posibilidad de contagios del
coronavirus, según aseguró este jueves la prensa surcoreana.

El funcionario del área comercial “fue arrestado e inmediatamente ejecutado cuando se descubrió su acción”, informó el periódico Dong-a Ilbo. El oficial había sido puesto en cuarentena en función con los lineamientos del régimen comunista, ya que había viajado recientemente a China.

En tanto, la semana pasada, el gobierno informó que estaba movilizando 30.000 trabajadores de la salud todos los días en sus “esfuerzos totales” para evitar la propagación del virus de la vecina China. Si bien oficialmente no se ha reportado ningún caso de la nueva cepa, expertos advierten que una epidemia en Corea del Norte podría ser grave debido a su falta crónica de suministros médicos y a la pobre infraestructura de atención médica.

El periódico Dong-a Ilbo también publicó que otro funcionario, miembro de la agencia de seguridad nacional, fue exiliado a una granja luego de intentar ocultar sus viajes recientes al gigante asiático.  Los reportes no han sido confirmados por la propaganda oficial de la reservada dictadura.

Finalmente, cabe señalar que Corea del Norte también ha prohibido el ingreso a los turistas extranjeros, redujo los vuelos y suspendió las operaciones de una oficina de enlace que ha dirigido conjuntamente con Corea del Sur situada justo al norte de la frontera intercoreana. Esto luego que el vecino país de la península ha reportado al menos 28 casos.