Hasta el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago llegó este martes la cabo segundo de Fuerzas Especiales, María José Hernández, para interponer una querella contra todos quienes resulten responsables de las quemaduras que sufrió tras ser atacada con una bomba molotov en plaza Italia, el pasado 4 de noviembre, en medio de manifestaciones.

La acción penal fue interpuesta a través de la Corporación de Asistencia Jurídica para Carabineros DEFCAR, liderada por los abogados Mario Vargas, Jorge Martínez y el ex general subdirector de la Institución, Julio Pineda.

“Este es un hecho que conmocionó a la opinión pública (…) y por la brutalidad del ataque, nosotros interpusimos esta querella en defensa de ella como Carabinera y –además- como mujer”, detalló Martínez, enfatizando que “para nosotros, como Corporación, es muy importante establecer que detrás de cada carabinero, hay un ser humano, una persona natural que -al igual que todos los chilenos- tiene sus sentimientos y su familia”.

El abogado querellante agregó que “tenemos antecedentes que, al momento que ocurren los hechos gravísimos, se identificaron tres personas que fueron a dar al Ministerio Público, y cuyo paradero hoy se desconoce”, razón por la cual hizo un llamado de atención a la fiscalía e instó a no caer en la “liviandad” con la que se han llevado a cabo los procesos de “suspensiones condicionales a saqueadores”.

“No se sigue el mismo trato respecto a funcionarios de carabineros, lo que realmente nos sorprende”, aseguró.

Por su parte, Pineda agregó que “hay una tendencia al prejuzgamiento bastante cruel respecto a la gente que está cumpliendo con su deber diariamente, como Carabineros, y que, como todos los ciudadanos, tienen la opción del debido proceso”, aludiendo con ello, a la intención de crear DEFCAR “para ir en defensa de ellos y garantizarles que van a tener una investigación debida cuando sean atacados”.

Y puntualizó que “Carabineros ha sido la delgada línea verde que se ha puesto entre el orden y el desastre, ellos se han mantenido fuertes antes las agresiones y amenazas que han recibido y ante las críticas permanentes e injustas que les han hecho”.

“Fue un ataque cobarde”

Durante la presentación de la querella, María José Hernández se refirió a la agresión que sufrió la tarde del 4 de noviembre, asegurando que se trató de “un ataque cobarde”.

“Estaba cumpliendo con mi labor de Carabineros y el momento en que me impactó la molotov y explotó, sentí un pito en el oído, me desesperé cuando vi el fuego, pero gracias a mis amigos y colegas -que son como mi familia- pude salvar mi vida”.

“Ahora, gracias a mi general (Pineda) y a mis abogados, estoy presentando una querella contra el ataque cobarde de las personas que me causaron esto”, reiteró Hernández, detallando que producto de la explosión resultó con el lado derecho de su rostro quemado, la oreja, y sus dos fosas nasales.

Por último, afirmó que ahora, que ya terminó su periodo de licencia, volverá “a la calle a trabajar, porque para mí esto no es un juego, es una vocación”. “Voy a seguir trabajando mientras Dios me tenga con vida”, insistió, puntualizando que “no me daría miedo volver a plaza Italia, es mi trabajo y es lo que voy a seguir haciendo”.