La Corporación Nacional Forestal, Conaf, solicitó hoy un proceso de licitación para replantar las áreas devastadas por los incendios forestales que azotaron a la Región de Ñuble durante el 2017.

Según lo informado por Biobío, la entidad explicó que los dueños de los predios eligieron al pino insigne como la especie que volverá a ser parte de la flora de la zona.

Por su parte, la licitación pública señala que “el establecimiento consiste en la habilitación del terreno para plantar, mediante el roce de la cubierta vegetal y/o arbustiva, que pueda afectar el futuro crecimiento y desarrollo de la plantación”, generando polémica por el descarte de especies nativas para reforestar la zona.

Ante los comentarios, el director regional de la Conaf de Ñuble, Domingo González, explicó a Biobío, que “en el fondo, lo que se está haciendo es un programa de restauración de bosques quemados para aquellos pequeños y medianos propietarios que fueron afectados por los mega incendios del 2017”. 

González agregó que los propietarios afectados por el fuego “no tienen los recursos suficientes para poder establecer una cubierta vegetal productiva, y han querido hacerlo con la misma especie que estaba establecida al minuto que se quemó”, expresó el medio nacional.

Por último, este proceso de licitación – que finalizará el 27 de marzo e invita a participar a todos los proveedores de servicios forestales – busca reforestar 300 hectáreas de terrenos calcinados.