En una sesión no exenta de tensión, la Comisión de Economía de la Cámara de Diputados, decidió revisar y discutir sobre las polémicas indicaciones al proyecto de ley de fraude bancario que había propuesto el senador Manuel José Ossandón, quien participó de la instancia, al igual que el ministro de Economía, José Ramón Valente.

Según constató la sección Pulso, de La Tercera, el debate político de ayer dio como resultado la eliminación del polémico cobro de 0.5 UF a los clientes en caso de fraude, el aumento del plazo para que se denuncie el delito, pasando de 30 a 90 días desde que reciban su cartola y la eliminación de la palabra “provisional” que figuraba con respecto a la restitución de fondos por parte de las entidades bancarias, término que, según Ossandón, sirvió para que las mismas hicieran lobby para cambiar la ley.

Lo concreto es que, gracias a estas nuevas modificaciones, los clientes no se verán perjudicados si, alguna vez, sufren el robo de sus tarjetas o se extrae dinero ilegalmente desde sus cuentas bancarias.