La Contraloría – entidad que destapó el millonario desfalco por el que la Municipalidad de Viña del Mar está siendo severamente criticada, tanto por autoridades como por la opinión pública – ahora centra su mirada en los aportes monetarios que el Casino de la ciudad le entrega a la misma.

La investigación, solicitada por la concejala Marcela Varas, representante del PPD, comenzó a realizarse desde hace una semana, después de que la aludida se refiriera a irregularidades en el valor de las entradas para acceder al recinto, así como también al posible traspaso del concesionario a un tercero.

Según lo informado hoy por El Mercurio de Valparaíso, desde el municipio se emitió un oficio a la alcaldesa, Virginia Reginato, para que elaborase un informe al respecto, pues la denuncia relata que “a partir del mes de marzo del 2012, la Municipalidad deja de cobrar entradas por el ingreso a las salas de juego, debido a una solicitud del concesionario ante los bajos ingresos por la Ley del Tabaco”, situación que se mantuvo, no obstante, después de que el concesionario habilitase una sección de juegos para fumadores, que le hizo recuperar, en un período de dos años, lo perdido por la mencionada ley, haciendo que el casino volviera a tener un crecimiento sostenido.

Este hecho se mantuvo hasta agosto del año pasado, continúa la denuncia, “a raíz de la elaboración de los informes del Fondo de Indemnización de los trabajadores del Casino, por lo que el Contralor del municipio le ordenó a Tesorería cobrar las entradas y a la Dirección de Concesiones fiscalizar el ingreso de los clientes a las salas de juego con su respectiva entrada”. 

Es por ello que Varas apuntó que “al dejar de cobrar las entradas al Casino, el municipio incumple las normas legales citadas, con el consiguiente perjuicio fiscal, al patrimonio de los trabajadores del Casino, a la Corporación cultural y al municipal, al tener que destinar parte de su patrimonio al financiamiento total de dicha Corporación, parte de cuyo financiamiento debería hacerse con cargo al referido 33,3% antes señalado”. 

Presunto traspaso

La segunda parte de la denuncia presentada por la autoridad tiene que ver con el posible traspaso de la entidad, hecho que se viene notando desde el año 2011, ya que se registran acciones, como despidos no autorizados y documentación, que firman personas no ligadas al concesionario, Antonio Martínez y Cía. Limitada.

La denuncia de la concejala también explicó que existe documentación legal que tiene que ver con la plana ejecutiva del Casino, firmada por la Gerenta de Personas de la Empresa Enjoy S.A.

Reacciones

Ante esto, el jefe del Departamento municipal de Asesoría Jurídica, Pablo Staig, expresó al medio local que “la Contraloría ha solicitado un informe respecto a la materia consultada en atención a denuncia presentada por una persona individual, de tal manera que está reuniendo la información para ser enviada al organismo contralor que demuestre que la Municipalidad aplica correctamente la norma vigente y que no hay ninguna situación irregular”. 

Por su parte, desde la empresa privada señalaron categóricamente que “no existe ningún traspaso de la concesión a un tercero. La concesión es explotada directamente por la empresa titular del contrato, Antonio Martínez y Cía., la que, jurídicamente y en los hechos, es la empleadora de los trabajadores del Casino, la que desarrolla los juegos de azar, recibe las apuestas, paga los premios, paga las patentes y paga los impuestos respectivos”. 

Además indicaron que el cobro de entrada al casino de Viña es una facultad de la Municipalidad, de acuerdo al contrato de Concesión y no del concesionario.

Se trata de un ingreso municipal y no de un impuesto, Del cuál el concesionario no tiene ninguna responsabilidad, ni en el cobro, ni en la recaudación.