Michelle Bachelet, Alta Comisionada por los Derechos Humanos de la ONU, entregó su informe, donde realizó un balance sobre la temática a nivel mundial, tomando en cuenta a los países que viven situaciones alarmantes.

La ex presidenta de Chile reconoció que la situación actual de Venezuela “ilustra claramente la manera en que la violación de los derechos civiles y políticos, incluyendo la falta de respeto a las libertades fundamentales y a la independencia de instituciones claves, puede acentuar el declive de los derechos económicos y sociales”, según el informe.

Dicha situación aumenta el número de protestas, por lo cual, se repite el círculo de la represión y, nuevamente, la violación de los derechos humanos, por lo que, para Bachelet, es un contexto alarmante.

El gobierno de Nicolás Maduro, por su parte, atribuyó las constantes sanciones y bloqueos a Estados Unidos, especificando que las medidas que más afectan a la nación son las que le impiden acceder a créditos a nivel internacional y el bloqueo de fondos de entidades financieras estadounidenses, con los cuales no se pueden costear medicamentos y comida.

Michelle Bachelet, en tanto, detalló en su informe que la cantidad de gente que ha emigrado desde Venezuela, buscando mejores oportunidades, potencia la crisis en toda la región y que, por lo mismo, realizará un viaje a dicho país para discutir “más a fondo” sobre las problemáticas que aquejan, además, a otros países de la zona. Este viaje está programado para el día 20 de marzo.

Estados Unidos y la migración latina 

La autoridad de la ONU consideró analizar, con preocupación, las políticas estadounidenses en materia de inmigración, que afectan, entre otros, a los ciudadanos centroamericanos que viajaron en caravana al país del norte para buscar una mejor vida.

El Protocolo de Protección a Migrantes (MPP), desde enero, establece que aquellas personas que solicitan asilo en Estados Unidos y no pueden demostrar que sus vidas corren peligro en México, deben esperar en el lado latino de la frontera hasta que su petición sea acogida, proceso por el que han sido devueltos al país algunos que participaron en las caravanas.

Por ende, este protocolo “restringe el acceso al asilo y otras formas de protección de los Derechos Humanos y obliga a los migrantes a esperar al otro lado de la frontera sin los procedimientos y salvaguardas debidos”, señaló Bachelet.

Dichas caravanas están formadas por salvadoreños, guatemaltecos y hondureños, quienes dan una clara señal del “fracaso de los intentos para que el desarrollo llegue a todo el mundo”, declaró, por lo que se producen violaciones a los derechos humanos, expresadas en desigualdades profundas.

Nicaragua

Por último, la ex gobernante valoró el retorno del diálogo entre el Gobierno y la oposición en Nicaragua, lo cual sucedió hace pocos días, y espera que tenga carácter “inclusivo” para lograr llegar a “medidas concretas” para superar la crisis que enfrenta el país.