La crisis medioambiental que afecta a Quntero ha impactado económicamente a comerciantes y servicios turísticos, ya que se registraron pérdidas un 60% en ambos rubros en comparación con veranos anteriores, debido a la falta de visitantes.

Aunque estas actividades parecen repuntar durante los fines de semana, no es suficiente para los comerciantes locales, representados por Marlén Vidal, presidenta de la Cámara de Comercio de Quintero, quien explicó a El Mercurio de Valparaíso que “enero fue muy malo, no llegó ni la mitad de la gente que venia en esta época y ahora en febrero, hemos tenido un repunte, pero igual está muy bajo en comparación con el año pasado”. 

Vidal detalló que a los restaurantes les ha ido mejor este mes, pero que, en el rubro del hospedaje, la afluencia de público ha sido lenta porque “la gente viene (solo) por un día, dos días o un fin de semana y eso ha provocado pérdidas significativas”.

La dirigente del gremio comercial se mostró preocupada por la situación, ya que las pérdidas “se estiman en más de un 80% en enero…por eso hay locatarios que piensan en cerrar locales, porque si no se pudo sostener en época estival, el escenario es peor para invierno. Hay muchos locatarios que no pueden seguir”, explicó.

Eduardo Asprea, presidente de la Cámara de Comercio Bahía de Quintero, expresó que los episodios de contaminación no son los únicos responsables de esta baja de turistas en la comuna, sino que también la crisis turística que hay en la región, pues sectores como Reñaca, entre otros, han tenido una disminución de público en pleno verano, por causas económicas.

Desde la municipalidad, Ignacio López, encargado del Departamento de Turismo y Cultura de la comuna, expresó que, a pesar de que han tenido visitantes argentinos y peruanos, existe una baja a nivel nacional, que consiste entre 300 y 400 buses turísticos menos en Quintero, situación que se pretende mitigar con la Semana Quinterana, que comenzará este 14 de febrero.

Falta de apoyo del Gobierno

Los representantes de los comerciantes recordaron que el Gobierno les prometió, durante los episodios de contaminación, una inyección de recursos para la comuna, pero que aún no se ha efectuado. Asprea declaró que “esa ayuda fue muy relativa hasta ahora. El hospital sigue en las mismas condiciones, por ejemplo, está la misma atención y la gente está molesta porque se les ha prometido y no se ha cumplido”. 

Mientras que Marlen Vidal señaló que “los programas se han hecho, pero, en sí, el dinero no ha llegado. Quintero está totalmente abandonado”. 

El encargado municipal de turismo se sumó a las críticas, enfatizando que “los ingresos son cero, no tenemos ingresos en estos momentos y lo único que se ha hecho, hasta ahora, son un par de actividades que, en realidad, no atraen a muchos turistas ni tampoco mejoran la economía”.