La telefonista del Senado, Natialia Ravanales, denunció a la institución por discriminación bajo la Ley Zamudio. La trabajadora, que cuenta con un 15% de capacidad visual acusó hostigamiento de sus compañeras.

Ravanales relató a Cooperativa que las actitudes hostiles por parte de sus pares data desde el 2015, año en que comenzó a trabajar en el Congreso, ya que, según señaló, ellas “estaban preparadas para recibir a una persona completamente ciega”.

Sus superiores le propusieron, durante una reunión, trabajar desde su casa mientras se realizaba un nuevo sumario, ante lo cual protestó, debido a que no puede usar el programa especial que necesita para desempeñar sus funciones y, además, quedaría bajo la supervisión de quienes la hostigaban, por lo que decidió hacer la demanda.

Justicia porteña le dio la razón

Tanto el Juzgado Civil de Valparaíso como la Corte de Apelaciones establecieron que Natalia Ravanales tenía razón.

El tribunal civil señaló que la medida de trabajar desde su casa mientras dura el sumario es “como si, anticipadamente, y sin ser aún objeto de investigación, se le impusiera una sanción”, por lo que “se le ha vulnerado su derecho a la integridad psíquica”, escribió el medio nacional.

Dada esta situación, y que las autoridades administrativas involucradas no participaron como personas particulares, el el Juzgado Civil condenó a la Cámara Alta por infracción a la Ley Zamudio a una multa de 10 UTM, restituir a Natalia a su puesto de trabajo y cancelar los costos del juicio.

La Corte de Apelaciones porteña ratificó el fallo del Juzgado Civil, estableciendo en su dictamen, además, que “los factores discriminatorios más graves no son aquellos que dependen, de algún modo, de la elección de la víctima, como la ideología política, sino los que vienen impuestos por su nacimiento o destino constitucional. Tamaña medida – obligar a Natalia a trabajar desde su casa – que no se determinó respecto a sus colegas, implica una diferencia de trato unilateral”, constató Cooperativa.

Finalmente, la causa será vista por la Corte Suprema para una revisión final.