La alcaldesa de Viña del Mar, Virginia Reginato, salió al paso por los cuestionamiento de su gestión, luego que la Contraloría Regional emitiera un informe con más de 50 reparos al consistorio  durante el año 2017.

En entrevista con el diario La Segunda, la edil de la Ciudad Jardín respondió y aclaró la situación que actualmente vive el municipio:  “Está todo en orden”.

“Doy la cara y la deuda está saldada. Nos esforzamos todo 2018 en resolver la deuda de 2017. Logramos reducir la deuda desde $17 mil millones a $6.500 millones y durante el primer semestre de este año esa deuda va a quedar en cero. El presupuesto de este año contempla pagar la deuda flotante y por ello puedo afirmar que este 2019 estamos en equilibrio financiero. Respaldamos todas las acciones de la Contraloría contempladas en el preinforme que nos entregaron hace algunos meses y en ellos trabajamos durante todo 2018. Muchas de las observaciones de este informe, ya están corregidas” indicó la alcaldesa al vespertino.

Cabe consignar que si bien el informe habla sobre una gran deuda que no fue informada correctamente en los balances, hay situaciones donde los costos por servicios o productos reflejan valores excesivos , horas extras inexistentes, cheques extraviados, renovación de patentes de alcohol a personas fallecidas e incluso contratación de pólizas de seguros a vehículos que no son del municipio. (ver informe de la Contraloría) 

Consultada sobre el respaldo de su partido, la edil señaló sentirse “respaldada por mucha gente, por Viña, precisando que este es un tema de politiquería barata. El informe de Contraloría es una foto de 2017 y hoy está todo en orden.

Respecto a su posible reelección, esta indicó que por supuesto, voy a ir por otro periodo. Yo quiero morirme siendo la alcaldesa de Viña del Mar