Acusados fueron detenidos en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez de Santiago tras ser los autores de los rayados irreparables que hoy se encuentran en el monumento conocido como “Gigante de Tarapacá”, declarado como Patrimonio Cultural.

La obra de arte indígena fue atravesada con las huellas del vehículo en el que se trasladaban los sujetos, las cuales no pueden borrarse con el paso del tiempo y repararla causaría más daños, según declaró Luis Pérez, arqueólogo de la Universidad Bolivariana a Soy Chile.

Por su parte, Alejandra Bravo, Subsecretaria de Bienes Nacionales, señaló a Radio Biobio que pedirá las máximas sanciones jurídicas a quienes resulten culpables de este daño y, por último, ayer, 10 de enero, el Municipio de la cidad de Huara interpuso una querella por el mismo hecho.