Álvaro Corbalán, exagente de la Central Nacional de Informaciones (CNI), quien fue condenado a diversas penas por violaciones a los derechos humanos, informó que iniciaría huelga de hambre, luego de haber sido sancionado con 5 días sin recibir visitas por infringir las normas de seguridad de Punta Peuco.

Según información recabada por La Tercera, se habría hallado a Corbalán hablando por celular, hecho que se habría repetido en dos ocasiones anteriores. Asimismo, se le fue prohibido recibir visitas, durante dos meses, del duedo del equipo celular.

Se conoció que Corbalán le envío una carta al alcaide de Punta Peuco, donde informó sobre su deteriorada salud. El equipo médico aseguró que la enfermedad degenerativa oftalmológica que sufre le generó un desprendimiento de retina del ojo derecho, que estaría fuera del alcance quirúrgico.

Según informa Raúl Meza, defensor de Corbalán, uno de los visitantes del recluso llamó a un especialista y le entregó el celular para que él precisara su padecer y molestias. De igual forma Meza indicó: “tiene un informe médico que establece que a raíz de su grave diagnóstico de ceguera debe ser sometido a un estricto tratamiento psicológico y debe estar acompañado en este proceso por su familia y seres queridos”.

Finalmente, el abogado aseguró que presentará recursos de protección contra el alcaide del recinto, ya que las medidas persisten y a su parecer deben suspenderse de manera inmediata, pues vulneran las garantías constitucionales de Corbalán.